fbpx

Jugar con un bebé es muy beneficioso para los niños, ya que les proporciona herramientas de aprendizaje que, además, son divertidas. Los bebés son capaces de absorber la información que les llega porque son como pequeñas esponjas que todo lo absorben. Jugar con un bebé es una experiencia gratificante y es muy importante que los padres no dejemos de practicar actividades diversas con nuestros bebés, acorde con su edad. Notaremos cómo desarrollan de forma rápida su capacidad de autonomía, y su motricidad.

Hay una serie de trucos y consejos muy efectivos para jugar con un bebé en sus diversas etapas de crecimiento. Además, los juegos resultarán divertidgmos y motivadores, tanto para ellos como para los padres.

Jugar con un bebé

Jugar con un bebé de 0 a 3 meses y de 1 a 4 meses y de 3 a 6 meses
En la etapa de recién nacidos y hasta los 3 meses de edad, se puede jugar con un bebé tumbándolo sobre su espalda y poniendo un móvil de cuna o un muñeco de tamaño pequeño al alcance de sus piernas, para que empiece a identificar juguetes y dé patadas con sus minúsculos pies al muñeco o al móvil de cuna.
A partir del mes de vida y hasta los 4 meses de edad, cuando ya empieza a poder adoptar la postura sentada, es divertido, cuando le estemos cambiando sobre la cama, y estando el bebé boca arriba, agarrarle de las manitas hasta que esté en posición sentada. Aunque aún es pequeño para sostener la cabeza, así que los movimientos para incorporarle deberán ser suaves para no lastimarle el cuello, pero este juego facilitará la incorporación del bebé, previa al gateo.
A partir de los 3 meses de edad, podemos sentarnos con las piernas cruzadas y colocar al bebé en el hueco que queda entre ellas, dejando al alcance de su manita derecha un juguete para que lo pueda coger. Veremos que no tardará en cogerlo. Después, puedes acercarle otro muñeco o juguete que pueda llamar su atención, y así cambiará el primer juguete de mano, para coger el que le estamos ofreciendo. Este juego resulta muy útil, sobre todo para la habilidad de su vista, y para coordinar los movimientos de manos y brazos.

Juegos de 5 a 8 meses y de 6 a 20 meses
A medida que nuestro bebé crece y se desarrolla, se pueden practicar otros juegos, para que jugar con tu bebé se convierta en una rutina constante, acorde con su crecimiento y desarrollo. Por ejemplo, a estas edades y cuando nuestro bebé esté a punto de cumplir el medio año de vida, los juegos se centrarán en estimular la vista del bebé. Podemos apagar las luces y con una linterna, mover la luz por las paredes para que nuestro bebé siga la luz con la mirada. Podemos hacer figuras con las manos para que nuestro bebé las vea y trate de cogerlas con sus manos. De esta forma, nuestro bebé irá desarrollando su coordinación y su desarrollo de los músculos de los ojos.
Otra excelente opción es aprovechar el baño diario de nuestro bebé. Utilizando una taza o un vaso de plástico, podemos llenarla de agua y dársela, para después vaciarla y volvérsela a ofrecer. Descubriremos cómo poco a poco será nuestro hijo quien coja la taza para llenarla y vaciarla. Este juego facilita el desarrollo de su actividad motora y la capacidad de distinguir entre un recipiente más pesado y uno que resulta más ligero.

Jugar con burbujas

Juegos de 5 desde los 6 meses hasta los 20 meses
A esta edad, nuestro bebé ya podrá permanecer sentando en una sillita, sosteniendo la cabeza. Lo podremos sentar en una sillita y soplar pompas de jabón hacia él sin dirigirlas a su cara. Veremos que intenta atrapar las burbujas con sus manitas, desarrollando la coordinación entre manos y vistas, además empezará a asimilar la relación causa-efecto, porque cuando las coja explotarán, y es posible que le haga mucha gracia. No deja de ser un juego divertido.

A partir de los dos años y de los 30 meses
Alrededor de los 24 meses, nuestro bebé será capaz de concentrarse y prestar más atención a los juegos y a las actividades durante más tiempo. Por esta razón, es muy recomendable que al jugar con un bebé los juegos que practicamos con nuestro bebé sigan esta línea de fijar y mantener la atención de los niños. Podemos dibujar y recortar animalillos, y fijarlos con un clip a una cuerda que tengamos por casa, para hacer un móvil de juguetes parecido al de su cuna. Pronto veremos cómo se fija en lo que hacemos, y podemos dejarle que nos ayude a colorear, para que vaya desarrollando su creatividad.

A partir de los 30 meses jugar con un bebé admite más actividades. Cogeremos todos los juguetes que haya en su habitación y los apilaremos hasta construir una torre con la mayor altura posible sin que la torre se caiga, podemos utilizar libros como pilares, teniendo cuidado de que no se le caigan y le puedan dañar. De esta manera, empezará a saber cómo construir, desarrollando una actividad motora y creativa.

Recordemos que jugar con los bebés desde edades bien tempranas, y acorde a sus franjas de edad, proporciona grandes beneficios de aprendizaje continuo, funciones motrices y creatividad, así que hay que animarse a jugar con nuestro bebé, porque aprender jugando es muy beneficioso para los niños.

X